Agronegocio Agua Forestal Minería Pesca

Agronegocio

El veneno invisible

Mapa de Chile con las regiones del Maule, Ñuble, Bío-Bío y Araucanía destacadas. 220.000 hectáreas de Bosque Nativo fueron convertidas en suelo de uso agrícola entre 2008 y 2019. El modelo agroexportador amenaza los ecosistemas y la soberanía alimentaria. El 90% de las lentejas que se consumen en Chile proviene de Canadá. La producción nacional de legumbres ha descendido un 86% en los últimos 30 años. 696.341 hectáreas plantadas a nivel nacional para cultivo agrícola. 26 millones de toneladas de fruta fresca se exportan al año lo que equivale al 60% de la producción frutícola del país. El 84% de la siembra se realiza en las regiones del Maule, Ñuble, Bío Bío y la Araucanía. Más del 190 países reciben alimentos producidos en Chile. La exposición al glifosato aumenta en un 41% las posibilidades de sufrir cáncer. La importación de pesticidas ha aumentado un 500% de los últimos años. Más de 100 pesticidas usados en Chile son catalogados como altamente peligrosos por la OMS. La población de las regiones del Maule hacia el sur presenta mayor riesgo de muerte por cáncer gástricos y de vesícula. En el mapa las regiones del Maule, Ñuble, Bío-Bío y Araucanía donde se realiza el 84% de la siembra. Además de estar expuestas a estos agroquímicos 70% de las mujeres temporeras trabajan sin contrato. Su sueldo base es de $180.000 más un bono de productividad.

Avellanas para Italia, veneno para Chile

Las plantaciones de avellano europeo en Chile han aumentado más de 280% en la última década. La empresa italiana Ferrero, cuya filial chilena se llama Agrichile, recibe la mayor parte de las exportaciones.

Más de la mitad de las plantaciones se encuentran en la región del Maule. También es la región con las tasas más altas de cáncer gástrico en el país, hay además «cáncer de mama, enfermedades pulmonares, Parkinson, demencia. Las temporeras suelen tener abortos espontáneos. Y creemos que estas enfermedades están relacionadas con la agroindustria», dice Elsa Labraña, miembro de un colectivo de mujeres en Curicó. María Muñoz investiga en la Universidad Católica del Maule los efectos de los pesticidas en la región. Ha encontrado residuos de cinco pesticidas diferentes en la orina de los niños, incluyendo diazinón y azinfos-metil. Ambos son residuos de insecticidas fabricados por las empresas europeas Syngenta y Bayer. Su aplicación está prohibida en la Unión Europea, pero se permite en Chile.

Lázaro Aburto, ex temporero de la comuna de Pelarco, confirma que las plantaciones de avellanos en la región del Maule están utilizando el herbicida paraquat, también prohibido en la Unión Europea: "Hay muchos trabajadores con envenenamiento, pero la gente está ocultando sus enfermedades porque les preocupa que las empresas se den cuenta y dejen de darles un trabajo". Según cifras del Ministerio de Agricultura de Chile, el paraquat es el herbicida más vendido en el país después del glifosato.

Continuar leyendo