Agronegocio Agua Forestal Minería Pesca

Forestal

Negocio de cartón

Mapa de Chile con las regiones del Maule, Ñuble, Biobío y Araucanía destacadas. Se pierden 30 mil hectáreas de bosque nativo cada año. 3.08 millones de hectáreas están plantadas con monocultivos forestales de pinos y eucaliptos. Chile está experimentando la pérdida de su biodiversidad. 776 especies nativas están en peligro de extinción. ⅓ de las plantaciones forestales están en situadas en territorio mapuche. Las plantas de celulosa descargan desechos tóxicos al mar y dióxido de nitrógeno a la atmósfera, afectando gravemente los ecosistemas que habitamos.
        El uso principal de la celulosa es la fabricación de papel. El 60% de la producción mundial de papel es destinado a embalaje.Chile exporta 6 millones de toneladas de celulosa al año. En 1974 se creó el Decreto Ley 701 que permitió al Estado subsidiar a las empresas forestales y entregarles tierras ancestrales del pueblo mapuche. La región de la Araucanía es la más pobre del país, con un 28% de la población bajo la línea de la pobreza. En 2018 Celulosa Arauco obtuvo utilidades de USD$1.159.400.000. Las regiones del Maule, Ñuble, Biobío y Araucanía, las más afectadas por los monocultivos forestales.

Monocultivos forestales, contaminación y empobrecimiento en Arauco

La Provincia de Arauco en la Región del Bío Bío ha convivido por décadas con el monocultivo forestal, rubro que surgió como un proyecto CORFO en el año ´67 y que durante la dictadura, una década después, fue licitada y adjudicada por la forestal Celco-Arauco del grupo Angelini. De ahí en más, ha traído una considerable disminución del bosque nativo, reemplazado por pinos y eucaliptos, agudizando el conflicto empresa-Estado-Pueblo Mapuche. Se estima que la Región cuenta con un estimado de 634.654 hectáreas de plantación de un total de 23.890 km² de superficie.

En 2018, el Servicio de Evaluación Ambiental aprobó el proyecto de Modernización y Ampliación Planta Arauco (MAPA), que pretende triplicar la producción de celulosa. Para ello, la empresa estima que utilizará 190 millones de litros de agua por segundo al día. Esto equivale al consumo total de la región, donde al menos 3 de las 7 comunas de la Provincia, deben ser abastecidas con camiones aljibes por temporadas.

Además, el proyecto MAPA implicaría otros impactos ambientales: quintuplicaría las emisiones de dióxido de nitrógeno, agudizando las enfermedades respiratorias y hepáticas asociadas; el territorio percibirá un aumento de lluvia ácida, además de una descarga diaria de 170 millones de riles tóxicos vertidos al mar. Es decir, la ampliación de la planta de celulosa impacta en la diversificación de la economía, perjudicando las prácticas tradicionales como la pesca artesanal, no solo del Golfo de Arauco, sino de toda una región en la que el 29,7% vive entre la precariedad y la pobreza multidimensional, versus una empresa que sólo durante el tercer trimestre del 2020 reportó utilidades de US$ 36,2 millones.

Continuar leyendo