Agronegocio Agua Forestal Minería Pesca

Pesca/Salmonicultura

Ley Trucha

Mapa de Chile con las regiones de los Lagos, Aysén y Magallanes destacadas. La pesca industrial amenaza la subsistencia de 92.000 pescadores artesanales. 67% de las pesquerías del país están sobreexplotadas o agotadas. La Ley de Pesca permite que naves industriales y sus redes de arrastre operen en zonas de reserva artesanal. El 90% de las cuotas de pesca están en manos de 4 grupos empresariales: Corpesca, Orizon, Camanchaca y Blumar. 3 millones de toneladas de peces se extraen al año en nuestro territorio, que en su mayoría son procesados para la producción de harina de pescado. Chile es el segundo productor mundial de salmón atlántico y de harina de pescado. Chile es el país productor de salmones con menores salarios del mundo, jornadas más extensas, mayores tasas de mortalidad y de accidentes. 98% de la producción de salmón se exporta. Para producir una tonelada de salmón se necesitan entre 3 y 5 toneladas de peces nativos usados como alimento. /¿What am i doing here?/ ¿Qué estoy haciendo aquí?, se pregunta un salmón atlántico, especie introducida por la industria en los ecosistemas del sur. El uso de antibióticos en las salmoneras chilenas es 700 veces mayor que en sus contrapartes noruegas. 67 especies marinas nativas se encuentran amenazadas o en peligro de extinción En el mapa las regiones de los Lagos, Aysén y Magallanes, las más afectadas por las salmoneras.

Crisis social, sanitaria y ambiental en Chiloé

La crisis sanitaria y ambiental que se vivió en el archipiélago de Chiloé en 2016 tuvo un impacto profundo para los ecosistemas marino-costeros locales, las comunidades y la salud pública. "Se vertieron 5 mil toneladas de desechos salmoneros al mar y luego aparece la marea roja más fuerte de la historia de Chiloé", dijo Denisse Alvarado, dirigenta de los pescadores artesanales de Quellón en una entrevista. Luego de las 5 mil toneladas, 40 mil toneladas de salmones murieron asfixiados producto de las Floraciones Algales Nocivas (FAN).

Las consecuencias de la crisis la pagaron los pescadores artesanales y los y las trabajadores: el período 2016-2018 fue el de mayores despidos de trabajadores al reducir un 12,7% los puestos de trabajo. Mientras más de 10 mil trabajadores y trabajadoras del sector salmonicultor fueron despedidos, el empresariado de dicho sector tuvo billonarias ganancias debido al incremento de los precios internacionales. Y las consecuencias del deterioro en las condiciones de vida lo refleja el establecimiento de 11 tomas de terrenos para construir viviendas o campamentos transitorios a nivel provincial durante los últimos tres años.

Continuar leyendo