Hacia una economía solidaria

Dadas las múltiples vulneraciones que viven los distintos territorios de Chile, urge discutir para la nueva Constitución salidas a los extractivismos

La plantación de monocultivos agrícolas o forestales, la extracción de grandes volúmenes de minerales o la cría intensiva de animales aumentan las cifras de "crecimiento económico" según las ventas en el mercado global, mientras en los territorios se queman y talan los bosques nativos, se contaminan el aire, el agua y los suelos, avanza la desertificación y se desvían y entuban cursos de agua afectando comunidades humanas y ecosistemas.

El derecho a la soberanía alimentaria

Diversos movimientos sociales, organizaciones comunitarias, comunidades rurales y pueblos originarios ya ponen en práctica formas de vida comunitarias basadas en la subsistencia y solidaridad, en la defensa de la diversidad cultural y biológica, y en el respeto por la Naturaleza. La Asociación de Mujeres Rurales e Indígenas ANAMURI hace años desarrolla talleres de formación, escuelas de agroecología e intercambios de semillas para compartir los saberes y conocimientos ancestrales, defender la semilla como patrimonio de los pueblos y base de la soberanía alimentaria, fortalecer la economía solidaria y proteger la biodiversidad.

Junto a diferentes organizaciones campesinas e indígenas ha desarrollado una "Propuesta Campesina a la Convención Constituyente" que destaca la importancia de la agricultura campesina y propone que la soberanía alimentaria debe ser reconocida como un derecho inalienable de los pueblos y principio ordenador de las políticas agrícolas y alimentarias del país.

Un Estado Plurinacional y descentralizado

Para que esas formas de vida no estén en un constante peligro por las actividades extractivas de empresas nacionales y transnacionales, integrantes de pueblos originarios y movimientos sociales proponen que la nueva Constitución debería consagrar un Estado Plurinacional y descentralizado que reconozca la autodeterminación de los pueblos que habitan Chile y la autonomía de los territorios, además de reconocer a la Naturaleza como sujeta de derechos.

En vez de responder a los intereses del mercado global disminuyendo regulaciones ambientales y leyes de protección al empleo porque supuestamente constituyen "obstáculos al comercio" para empresas transnacionales, el Estado debería tener un rol central en la economía con el fin de fortalecer las economías locales.

El rol social, público y colectivo del derecho de propiedad

El extractivismo, es decir, la extracción de un alto volumen e intensidad de naturaleza, vendida en su mayoría a mercados globales y con un prácticamente nulo procesamiento, ha sido posible en Chile por medio de la actual Constitución, que establece “El derecho de propiedad en sus diversas especies sobre toda clase de bienes corporales o incorporales” (Artículo 19, numeral 24). Para terminar con la primacía de la propiedad privada, se ha levantado la propuesta de reconocer el rol social, público y colectivo del derecho de propiedad en la nueva Constitución, además de la desprivatización y gestión comunitaria de los Bienes Comunes, también llamados recursos naturales.

Para que eso sea posible resulta imprescindible discutir la posibilidad de revocar los tratados de libre comercio y de protección a la inversión extranjera ya que permiten demandas millonarias en contra del Estado chileno e indemnizaciones a las empresas e inversores extranjeros cuando ven afectadas sus ganancias por los cambios legislativos.

Una transición postextractivista

Desde la necesidad de transitar del extractivismo depredador a una especie de extracción que cubra lo indispensable, en favor de los pueblos y no del mercado, se ha levantado la propuesta de una transición postextractivista. Para posibilitar dicho tránsito, autores como Eduardo Gudynas proponen diferentes pasos, como por ejemplo el desincentivo estatal para los extractivismos, eliminando los subsidios implícitos o explícitos, que debiesen ser redestinados para las alternativas, y una reforma tributaria, justa y efectiva, que compense la reducción de las exportaciones.

La "Propuesta Campesina ante la Convención Constituyente" se puede leer AQUÍ.

Más detalles de las propuestas de Eduardo Gudynas para una transición postextractivista se pueden ver AQUÍ.

A partir de las propuestas desarrolladas por los movimientos sociales presentamos un cuestionario a las listas independientes a los partidos políticos y grupos financistas, que buscan llegar a la Convención Constitucional, emanadas de organizaciones sociales, asambleas territoriales, coordinadoras y movimientos. A continuación, aparecen las listas que contestaron nuestro cuestionario y respondieron de forma positiva a las siguientes propuestas:

El rol central del Estado en la economía con el fin de fortalecer las economías locales

El reconocimiento de la Naturaleza como sujeta de derecho

La desprivatización y gestión comunitaria de los bienes comunes también llamados recursos naturales

Una transición postextractivista

Continuar leyendo