El abandono de la salud pública

En 1979 en una entrevista con la revista “Qué Pasa” preguntaron al ministro de trabajo acerca de sus reformas neoliberales. Respondió lo siguiente: José Piñera dice: Todas ellas robustecen la libertad de decisión de las personas. (...) La futura reforma previsional con un sistema de pensiones basado en la capitalización individual; la directiva educacional y la reforma de la salud a través de la descentralización operativa y la mayor flexibilidad de opciones individuales.
La libertad de elección en el ámbito de la salud sólo resulta cierta para quienes tienen suficiente para pagar. Situación que se agrava porque el Estado subvenciona a las instituciones privadas mientras recorta recursos al sistema público.
80% de los chilenos es usuario del sistema público de salud. 43% del presupuesto nacional de salud es inyectado en el sistema público.
20% de los chilenos es usuario del sistema privado de salud.  57% del presupuesto nacional de salud es entregado a privados.
51% de los usuarios de Fonasa tiene un ingreso promedio menor a 250.000 pesos. 90% de los usuarios de Isapres tiene un ingreso sobre los 400.000 pesos. Una mujer que nace en una comuna pobre de Santiago tiene una esperanza de vida 18 años menor que una mujer en una comuna acomodada.
26 mil personas fallecieron en 2018 mientras permanecían en las listas de espera del sistema público.
¿Qué dice la constitución? Jaime Guzman dice: “Cada persona tendrá el derecho a elegir el sistema de salud al que desee acogerse. Sea éste estatal o privado” (Artículo 19, número 9) ¿Qué significa esto? Con esta forma de entender el derecho a la salud, lo que la Constitución ampara es el derecho a hacer negocios con la sanidad y no el derecho de la población a una vida sana.
Continuar leyendo