Salud universal y reconocimiento del trabajo de cuidados

El modelo neoliberal ha convertido los derechos sociales en mercancías por lo que resulta determinante superar la lógica del Estado subsidiario para garantizar el derecho a la salud en la nueva Constitución

“Violencia es estar hospitalizado en una silla” o “Me muero aquí o en la lista de espera” son algunas de las consignas que se podían leer en los carteles de las marchas durante la revuelta popular y que dejan en evidencia la precariedad del sistema de salud en un país donde las personas tienen que organizar una rifa para poder pagar un tratamiento médico.

El neoliberalismo ha extendido la lógica del mercado a todas las esferas de la vida y ha convertido los derechos sociales en mercancías. En el artículo 19 de la Constitución de 1980 se consagran libertades individuales en lugar de derechos fundamentales. Los derechos a educación, salud, vivienda, entre otros, solamente los pueden ejercer quienes tienen los privilegios de pagar por ellos.

El fin del Estado Subsidiario

Por eso es fundamental garantizar los derechos económicos, sociales y culturales que son fundamentales para una vida digna y definirlos como derechos colectivos y no individuales. También resulta imprescindible cambiar la lógica del Estado Subsidiario consagrado en la Constitución actual —que el Estado sólo puede intervenir en un asunto económico cuando los privados no puedan o no quieran hacerlo— porque reduce al mínimo el actuar estatal y trae una mercantilización de los derechos fundamentales.

Un sistema de salud público con financiamiento estatal

Una de las propuestas que se han levantado desde los movimientos sociales para la nueva Constitución es un seguro de salud universal con financiamiento estatal que garantice una atención de salud de calidad a toda la población independiente de su ingreso. En la VII Escuela Abierta de Salud Pública para Dirigentes Sociales se elaboraron diferentes "Principios Constitucionales para una Nueva Salud", entre ellos, la incompatibilidad del lucro con el derecho a la salud, la promoción de un sistema de salud integral, intercultural y comunitario con énfasis en la prevención y la inclusión de la medicina tradicional de los pueblos originarios. Para llevar a cabo esas propuestas resulta imprescindible garantizar el financiamiento estatal, acceso igualitario y calidad de un sistema de salud público y universal en la nueva Constitución.

Un Sistema Plurinacional de Cuidados

La mercantilización de los derechos sociales como la salud ha generado una precarización de la vida generalizada que afecta de manera específica a las mujeres. “Mujeres a la calle contra la precarización de la vida” fue el llamado de la Coordinadora Feminista 8M para la Huelga Feminista el 8 de marzo de 2018 y se convirtió en una síntesis de las demandas por derechos levantados por los movimientos sociales. Son en mayoría mujeres las que realizan el trabajo de cuidados no remunerado cuidando a niños y niñas, adultos mayores y familiares, reaccionando al abandono del Estado.

Por eso, el movimiento feminista ha levantado la propuesta de un Sistema Plurinacional de Cuidados que incorpore el reconocimiento de los trabajos de cuidados como una alternativa a la precarización de la vida impuesta por el neoliberalismo. A eso se suman la protección de los derechos sexuales y reproductivos, incluyendo el derecho al aborto libre, seguro y sin costo para garantizar la salud de mujeres y disidencias.

La sistematización de la VII Escuela Abierta de Salud Pública para Dirigentes Sociales, se puede encontrar AQUÍ.

La síntesis y las propuestas constituyentes del Encuentro Plurinacional de las y les que Luchan, lo pueden encontrar AQUÍ.

A partir de las propuestas desarrolladas por los movimientos sociales presentamos un cuestionario a las listas independientes a los partidos políticos y grupos financistas, que buscan llegar a la Convención Constitucional, emanadas de organizaciones sociales, asambleas territoriales, coordinadoras y movimientos. A continuación, aparecen las listas que contestaron nuestro cuestionario y respondieron de forma positiva a las siguientes propuestas:

La garantía del financiamiento estatal, acceso igualitario y calidad de un sistema de salud público y universal

El reconocimiento del trabajo de cuidados

Continuar leyendo